1 de diciembre de 2012

Ya estoy aquí

Dieciocho meses después vuelvo aquí. Entrando en un diciembre frío, distinto y emocionante. Con motivos que un día me hicieron dejar esto de lado y que ahora me hacen volver. Fueron algo en su momento, lo suficientemente fuertes como para conseguir que ya no sintiera ilusión por este blog, y, antes que seguir haciendo algo sin pasión (idealista que soy yo...), preferí dejarlo estar. Porque en realidad en pocas ocasiones he pensado en cerrar este espacio, y cuando lo he hecho siempre tenía una voz en mi oído diciéndome que no lo hiciera. Así que ha sido un paréntesis, dejémoslo en eso.

Varias son las personas que me han animado a seguir con esto y un empujón académico el que ha propiciado que sea este precisamente el momento en que retomarlo. Y me gusta, tengo muchas ganas y me alegro de estar aquí de nuevo. 

Evidentemente, en este tiempo he cambiado mucho y por eso probablemente lo que por aquí podáis encontrar también lo hará, pero espero que sea un cambio favorable.

Por supuesto esta entrada va dedicada a aquellos que más cerca están de mí y que siempre que este blog ha protagonizado una conversación han intentado animarme para que volviera a él, porque saben que es algo importante, que la moda es una parte de mí (aunque cada vez me preocupe más el matiz que adquieren esas cuatro letras, pero de eso hablaré otro día...). También lo es la comunicación, así que lo interesante de este espacio es que aúna ambos conceptos...

Y sé que lo estás leyendo, que lo esperabas, que eres la persona que (sin decirlo en voz alta, sin pronunciarlo) más me ha animado últimamente a que vuelva aquí. Esta entrada va dedicada especialmente a ti, P., porque, de una manera u otra (quizá demasiado tarde o quizá en el momento en que debía ser), he vuelto. Y he vuelto porque "Si lo miras todos los días, pasará". Y no podía ser de otra manera, porque los sueños se cumplen, y si a los sueños les añades esfuerzo, confianza y cariño, el éxito está asegurado. Sólo te puedo decir GRACIAS, al resto no hace falta ponerle palabras.


Después de todo esto (quizás confuso leído desde fuera pero probablemente muy fiel a lo que pienso y siento ahora mismo), van unas cuantas fotos, imágenes con mucho sentido que han sido parte de mi vida en los últimos meses. Esto empieza de nuevo:


20120430_211229

20120810_113755

20120823_162629

DSC00668

DSC00796

DSC00971

DSC01021

DSC02177

DSC02270

DSC02355

DSC02371

DSC02411

DSC02427

1.- Mayo en Madrid
2.- Foto postal en Briones, La Rioja
3.- Verano, o cómo vestirse para un día de campo como el mismo campo
4.- Praga (a través de tus ojos)
5, 6, 7.- Más Praga, fotogénica en su tono gris
8.- Pisa (la torre torcida, algo normal porque está hecha de pizza... ¡a quién se le ocurre!)
9.- Ristorante
10.- Florencia se asoma
11.- Florencia desde abajo
12.- Ponte Vecchio
13.- San Gimignano

2 comentarios:

dory dijo...

Pequeña, cómo has cambiado, y aún así, cómo sigues siendo la misma que me hizo hace tanto tiempo tener que comentarte :)
Nuestra "cita" se quedó en el aire, hay cosas como dices aquí que por lo que sea no debían ser el momento, pero se sabe que lo volverá a ser.
Me ha hecho ilusión tu texto, tu mix y tus destinos. Me he visto reflejada, y eso es lo que al final hace esto guay.
Besicos, y espero que pases un finde bonito! Nos leemos :)

gypsy dijo...

oh you're adorable, you should blog more! x